El equipo de Scariolo venció 95-88 a Australia en un segundo tiempo suplementario y sacó el boleto a la definición del domingo (9hs). Marc Gasol fue la figura, mientras que Sergio Llull volvió a hacer estragos en momentos claves.

El primer cuarto mostró a dos equipos que sintieron el nerviosismo lógico de jugar una semifinal. Ambos jugaron ofensivas rápidas, que no fueron del todo certeras. Rubio (19 puntos, 12 asistencias, siete rebotes y cuatro robos) abrió el marcador con un triple, pero luego tomó lanzamientos incómodos, lo que llevó a Scariolo a darle un descanso para que ingrese Llull (17).

Sin su estrella en cancha, encontró el goleo en Juancho Hernangómez (8), quien acertó sus tres lanzamientos para sumar los ocho en el parcial. En el peor momento, Australia respondió a través de Dellavedova (seis tantos, nueve asistencias y cuatro rebotes -dos ofensivos-) quien clavó dos bombas para obtener una ventaja antes del último minuto del primer parcial. Sin embargo, en la última acción del cuarto, Llull hizo valer su experiencia y clavó una triple que venció la bocina y le dio a España un 22-21.

A pesar del triple del base del Real Madrid, el combinado oceánico fue superior a su par en el segundo cuarto. El equipo vestido de verde entendió que tenía que mover más la pelota en ataque y seguir enfocado en defensa. De la mano de Mills (34), junto a la limitación del lanzamiento externo del rival (0/8 en el tramo), llegó a sacar una distancia máxima de ocho (32-24), la cual supo administrar para irse al descanso con ventaja (37-32).

Esa falta de goleo externo le generó un dolor de cabeza a España en el inicio de la segunda mitad. La falta de efectividad desde lejos obligó al equipo de Scariolo a buscar sus chances en la pintura, donde el elenco oceánico no le cedió oportunidades claras. Del otro lado de la cancha, Australia no fue certera, pero halló constancia ofensiva en las manos del tándem Mills-Kay (16 unidades y 11 rebotes –siete ofensivos-). Sobre el final, una racha de aciertos protagonizados por Llull acercó a España (55-51).

Pero a Australia le pesó tener la ventaja en el final del partido. Varios errores ofensivos al hilo le dieron vida a España, que llegó a pasar al frente de la mano de Llull, Pau Ribas (7) y, sobre todo, Marc Gasol (33 puntos, seis rebotes, cuatro asistencias y dos tapas). Este último acertó un tiro libre que permitió una ventaja mínima (71-70) a falta de 8,7 en el reloj, pero Mills forzó una falta de Rudy Fernández del otro lado para tener la chance de ganarlo. Sin embargo, falló el segundo de sus dos tiros libres y Rubio no pudo quebrar la paridad desde la mitad de la cancha, lo que generó el alargue.

El primer tiempo suplementario tuvo a un duelo de dos jugadores. Gasol abrió con cinco puntos para alejar a España, pero Mills hizo reaccionar a Australia y lo igualó. Desde entonces, se dio un tramo parejísimo, en el cual el equipo oceánico pudo haberlo ganado por dos libres del base de los Spurs, pero el pívot de los Raptors lo igualó a través de dos tiros libres (80-80).

Australia dejó pasar tantas chances de ganarlo, que en el segundo suplementario lo pagó caro. Llull activó el modo leyenda y clavó dos triples memorables que le dieron a España un parcial lapidario de 8-0. Mills intentó hacer reaccionar a los suyos, pero no lo pudo lograr, lo que terminó dando el 95-88 favorable al elenco europeo.

De esta manera, España espera por Argentina o Francia (viernes a las 9hs). En el caso de chocar con la albiceleste, será una reedición de la semifinal de Japón 2006. Si se impusiese el equipo galo, tendrá una chance de revancha ante el elenco que lo marginó en los cuartos de finales del último certamen (2014), en su casa.