Estados Unidos se impuso sobre Brasil por 89 a 73 y se aseguró el primer puesto del Grupo K, además de la clasificación a Tokyo. El segundo pasaje se lo quedó el conjunto albiceleste, tras finalizar puntero del Grupo I.

 Foto: FIBA.

La selección verdeamarela quedó muy condicionado tras la caída ante República Checa. Los dirigidos por Aleksandar Petrovic se vieron obligados a buscar la victoria frente a Estados Unidos, con el fin de pasar a los cuartos de final del Mundial de China 2019.

Sin embargo, el conjunto de Gregg Popovich fue de menor a mayor en el certamen. Y esta vez no fue la excepción, sino que repitió el gran desempeño del partido anterior, frente a Grecia. Su arma más poderosa, la sólida defensiva, afectó la transición ofensiva de Brasil y lo dejó en menos de 20 puntos en los parciales de cada cuarto (salvo el segundo).

Los norteamericanos aprovecharon algunos desaciertos del rival para convertir 19 tantos tras pérdidas. Asimismo, los norteamericanos sacaron a relucir su eficacia con los contragolpes, ya que anotaron 16 en ese rubro.

Kemba Walker, nuevo jugador de Boston, lideró las acciones con 16 unidades, dos triples y cinco asistencias. Myles Turner, pivote de Indiana, acompañó con su firmeza en la pintura, debido a que sumó 16, ocho rebotes y dos robos.

También, Jaylen Brown y Harrison Barnes colaboraron con los ataques rápidos del último bicampeón Mundial. El alero de los Celtics realizó 11 puntos, cuatro tableros, tres recuperos y cuatro pases gol. En tanto, el ala-pivote de Sacramento encestó 10.

Estados Unidos se cruzará este miércoles con Francia a las 8 de la mañana (horario argentino), por un lugar entre los cuatro mejores del torneo.