El equipo balcánico tuvo una noche para el olvido y cayó por 81-69 ante España. Nikola Jokic recibió una doble técnica por insultar al árbitro y podría perderse el duelo ante El Alma.

Los partidos siempre ganan dentro de la cancha y esto quedó demostrado una vez más en la jornada de este domingo. Lejos de lo que todos pronosticaban, España dio la gran sorpresa del día al dominar y vencer a Serbia por 81-69 para quedarse con el primer puesto del Grupo J.

El primer cuarto parecía anunciar que el resultado más probable se iba a dar. Serbia había sacado una diferencia de siete puntos (20-13), gracias a la conducción de Nikola Jokic (seis puntos y cinco rebotes), el trabajo de los gigantes en la pintura y las manos siempre calientes de Bogdan Bogdanovic (26 tantos, 10 rebotes y seis asistencias).

Sin embargo, la historia cambió notablemente en el segundo período, cuando España le propuso un juego físico a su rival, del cual supo sacar provecho. Víctor Claver (14 puntos y siete rebotes) dio la gran sorpresa de mostrarse capaz de pelarle y hasta ganarle la pelea en los tableros a los gigantes serbios, mientras que Marc Gasol (11-6-6) y los hermanos Hernangómez (cuatro rebotes cada uno) lo ayudaron.

A partir de este escenario inesperado, Serbia fue perdiendo su poderío, como también la claridad ofensiva y España pudo golpear de contraataque, a través de Ricky Rubio (19), el mismo Claver y Sergio Llull (14). El equipo ibérico logró un parcial de 32-17 que le permitió irse al descanso con una ventaja de 45-37.

Como si todo esto fuese poco, Gasol lideró un parcial de 6-2 al arrancar la segunda mitad y esto despertó la furia de Nikola Jokic. El pívot de los Denver Nuggets sufrió un robo de pelota del de los Raptors e insultó al árbitro en repetidas ocasiones. Este primero le cobró una falta técnica, pero como el serbio continuó con su accionar, le pitó una doble técnica que lo sacó del partido.

La salida de Jokic dejó a Serbia paralizada. No supo reaccionar, más allá de la constancia ofensiva de Bogdanovic. España le impuso sus condiciones y jamás tuvo respuesta, dejando que el rival haga lo que quiera para acabar ganándole por 81-69.

De esta manera, Serbia perdió el invicto y será el rival de Argentina en los cuartos de finales (martes a las 8hs). A la espera del cruce en Dongguan, el equipo balcánico espera por la confimación de una posible suspensión a Jokic por conducta indebida. Por su parte, España lideró el Grupo J con puntaje perfecto (cinco victorias) y se medirá con Polonia (martes a las 10hs).