España y Serbia fueron los dos clasificados del Grupo J, después del triunfo sobre Italia (67-60) y Puerto Rico (90-47), respectivamente.

Foto: FIBA.

Las dos selecciones más poderosas de la zona cumplieron con los pronósticos. Por un lado, Serbia mantuvo el invicto en el certamen (4-0) con una victoria categórica sobre Puerto Rico por 90 a 47. En tanto, España (también con un récord de 4-0) aseguró el pasaje de ambas selecciones a cuartos de final, luego del triunfo sobre Italia por 67 a 60.

En el primer turno, el conjunto balcánico sostuvo su sobresaliente nivel de juego y derrotó a los boricuas, que venían de una agónica clasificación a segunda ronda. Nemanja Bjelica, ala-pivote de Sacramento, lideró las acciones con 18 puntos (cuatro triples), seis rebotes y tres asistencias.

Asimismo, el pivote de Denver, Nikola Jokic (14 unidades y diez tableros), y el refuerzo de Dallas, Boban Marjanovic (16 y cuatro), acompañaron a Bjelica y alimentaron la consolidación del seleccionado serbio en la pintura.

juancho-hernangomez-1.jpg
Foto: FIBA.

Más tarde, España festejó ante Italia, rival directo del Grupo J, y conservó la buena racha en el certamen. Los dirigidos por Sergio Scariolo no sacaron diferencias abultadas en los últimos encuentros. Sin embargo, contaron con su jerarquía para inclinar la balanza a su favor, en los momentos difíciles.

En esta ocasión, el conjunto ibérico sacó el partido adelante contra el Azzurra, gracias a la conducción de Ricky Rubio. El nuevo base de Phoenix fue uno de los más destacados con 15 puntos, dos robos y dos asistencias, pese a las siete pérdidas.

También, Juancho Hernangómez volvió a realizar un aporte determinante en ataque. El ala-pivote de Denver encestó 16 y bajó cuatro rebotes (dos ofensivos) en casi 23 minutos de juego.

Ahora, España y Serbia se verán las caras este domingo a las 9.30 (horario de argentino), con el fin de definir los puestos de clasificación del Grupo J para los cuartos de final.