Los oriundos de New Orleans, que tenían tan sólo el 6% de chances, se quedaron con el primer lugar del Draft 2019. Los Lakers también metieron el batacazo al lograr el cuarto lugar, mientras que fue una noche triste para los Knicks, Bulls, Cavaliers y Suns.

Foto: NBA.com

En las horas previas a la lotería del Draft 2019 se manejaban muchas informaciones y suposiciones de lo que podía llegar a pasar si la franquicia de New York Knicks se quedaba con el primer puesto. Se habló de un posible movimiento de traspasar la elección a New Orleans para la llegada de Anthony Davis, y así tener un arma más para seducir a Kevin Durant, que podría salir de Golden State al terminar la temporada.

Todas esas chances se hicieron añicos tras lo ocurrido en el evento. Los Pelicans dieron el batacazo al hacerse con la primera elección luego de contar con tan sólo el 6% de las combinaciones posibles. De esta manera, todo parece indicar que elegirán a Zion Williamson y que tendrán una oportunidad de mantener a Anthony Davis en pos de rearmar en vez de reconstruir.

Pero el primer puesto no fue la única sorpresa de la noche. Memphis Grizzlies, que también tenía el 6% de posibilidades, se quedó con el segundo puesto para dejar a la franquicia neoyorquina en el tercer lugar del podio. Por fuera de él, el cuarto lugar no fue de Phoenix Suns (sexto – tenía el 14%), ni de Cleveland Cavaliers (quinto – tenía el 14%), como tampoco de Chicago Bulls (séptimo – tenía el 12,5%), sino de Los Ángeles Lakers (2%), en una clara muestra que ‘tankear’ es algo totalmente absurdo.

Sin embargo, no sería descabellado pensar que esto va a modificarse nuevamente antes del 20 de junio, cuando se lleve a cabo el evento propiamente dicho en el Madison Square Garden de Nueva York. De cara a una de las agencias libres más salvajes de la historia, franquicias como los Lakers, Knicks y Hawks, entre tantas, buscarán canjear sus elecciones para juntar la mayor cantidad de recursos basquetbolísticos necesarios para atraer a los jugadores más codiciados. Será una batalla sin cuartel antes de un mercado que modificará rotundamente la realidad de la NBA.